Emergencia en el estanque de peces: Una vez más el Municipio de Iquique maltrata animales

with Sin Comentarios
Emergencia Koi
A eso de las 22:00, tras algunos angustiados twitteos a su cuenta oficial, ORCA Chile acudió anoche a la emergencia ocurrida en el estanque de hormigón, donde habitan los peces koi del Parque Temático de Cavancha.

 

En el lugar, donde habitualmente viven alrededor de 80 peces, la crisis era evidente, el nivel de agua había descendido brutalmente y los peces trataban de mantenerse con vida, respirando agitadamente en pequeños charcos que aún se mantenían. Mientras tanto, el público en el lugar hacía desesperadas llamadas a los servicios municipales para que se hicieran presentes.

 

Luego de más de una hora de espera, llegó el primer grupo de funcionarios, que comenzó a verificar las causas del vaciamiento. Tras varios minutos, comenzó la odisea del rescate. Lo primero que llamó la atención, fue la nula preparación por parte del personal a cargo para actuar en casos como estos; se escuchaban gritos, carreras de un lugar a otro, una infinidad de llamadas telefónicas, pero ningún trabajo en el área. Se pudo evidenciar también la falta de equipamiento e indumentaria necesaria para lidiar con este tipo de emergencias, de hecho el personal municipal no contaba con luces o linternas para iluminar el sector afectado. No fue sino hasta que miembros de ORCA Chile facilitaron un par de linternas que los funcionarios municipales empezaron con el rescate de los peces que se encontraban en peor estado.

 

Tras algunas discusiones se desechó la opción de mover a los peces a barriles con agua y se mandó a llamar a un camión aljibe que finalmente terminó por rellenar el estanque. A estas alturas del incidente, algunos funcionarios municipales ya “manejaban” la tesis de un presunto atentado vandálico por parte de inescrupulosos, que sólo buscaban dañar la imagen pública de ciertas autoridades municipales. Cabe señalar que en un principio de esta emergencia, fueron los mismos funcionarios que establecían que, toda esta situación habría sido producto de la negligencia por parte de la gente a cargo del recinto, ya que se les habría olvidado cambiar la posición de desagüe a filtración.

 

Lo más lamentable es que no fue hasta que llegó más personas al lugar, y del arribo de la prensa que estos mismos funcionarios municipales acordaron cambiar su versión por la del supuesto atentado vandálico. Resulta curiosa la actitud de estas personas que, al estar en presencia de un acto de esta naturaleza no llamaron a Carabineros de Chile para que se hicieran presente y realizaran las pesquisas y peritajes de rigor.

 

Para los conservacionistas, esta no es más que una muestra del continuo trato irrespetuoso al que son sometidos los animales por parte de algunos miembros del Municipio de Iquique. Cabe destacar que aparte de estos peces, la ciudad cuenta también con un acto circense protagonizados por dos lobos marinos, un estanque con yacarés y un sector con llamas y alpacas que poco y nada sirven para educar a las personas acerca de cómo viven estos animales. No hay ningún tipo de guía que vaya contando algo sobre los animales a medida que haces el recorrido por el recinto de los yacarés, ni mucho menos algún tipo de carteles o leyendas que inviten al turista asistente a interiorizarse un poco más sobre el tema.
Zico Henríquez, director ejecutivo de la ONG, declaró: “En múltiples oportunidades hemos vistos estos tratos negligentes, esto no es ninguna novedad. Lo que sí me sorprende es el descaro con que se hace ahora. No importó la gente que había presente y menos la prensa”.

 

Por su parte, Sebastián Ceballos, Presidente de ORCA aclaró: “Si bien es cierto los peces en el corto plazo no pueden ser trasladados a otro lugar, lo mínimo es que el Municipio por lo menos respete sus derechos como seres vivos y les provea de un ambiente saludable y seguro”

 

Ceballos y Henriquez han escrito una carta a la alcaldía ofreciendo su ayuda a fin de buscar una solución lo mas rápida y efectiva posible para hacer los cambios necesarios en el estanque mientras se les busca un hábitat mejor.

 

Emergencia