La Organización de Rescate y Conservación Ambiental (ORCA) opera sin ningún tipo de prejuicio hacia raza, color, nacionalidad, creencia religiosa o cualquier otra consideración distinta que no sea la ley vigente que protege las especies en peligro y sus ecosistemas.

Por tanto nuestros objetivos están siempre pensados y planificados en el interés de las especies y los hábitats que protegemos y en ningún caso en alguna motivación personal hacia un grupo determinado de personas.

Como organización esperamos que nuestro personal, socios y voluntarios desalienten la discriminación, el acoso y la victimización, dejando en claro que consideran tal comportamiento como inaceptable, y apoyaran de forma inmediata a toda persona que sea tratada de esa manera.

Cualquier persona que tenga conocimiento de un incidente de discriminación, acoso o victimización, tiene por obligación alertar a su jefe directo o líder de equipo para permitir que la organización atienda el problema lo antes posible, considerando esta falta como causal de expulsión de comprobarse los hechos